La nueva estrategia del viejo «¿Qué le puedo cobrar?»